El ecommerce y su transición al funcionamiento de la tienda de barrio

El transporte no está pasando por su mejor momento. A la crisis del Canal de Suez se le unen la falta de profesionales al volante de camiones e, incluso, las demoras en los envíos de containers desde ciertos países lo que, según muchos, puede poner en jaque la llegada de paquetes de proveedores internacionales de cara a la campaña de Black Friday y Navidades.

Sin embargo, lo que no puede es cundir el pánico. Gracias al stock existente en la mayoría de ecommerces, es posible anticiparse a estas dos fechas tan señaladas en el calendario y dar por organizada la lista de regalos.

Las compras online, un año más, van a ser la gran tendencia. El esfuerzo de tiendas online por poner en la red su oferta está facilitando la vida a muchos que, desde que las restricciones evitaron acudir en masa a los locales, han aprendido a buscar, comparar y encontrar los productos de forma online y hacer que se entreguen en puntos de envío, domicilios o incluso oficinas.

“El comercio digital cada vez tiene que parecerse más al comercio de barrio. Parece algo ilógico, pero no lo es. Aunque la digitalización ha traído un catálogo infinito, nosotros, por ejemplo, tenemos claro que el seguir atendiendo personalmente es clave para que el cliente se sienta cómodo como para volver. De ahí que, por ejemplo, si no encuentra en todo nuestro catálogo algo, le instamos a que vía su cuenta nos lo haga saber para buscárselo y ofrecérselo” explican desde MarketLois, un ecommerce donde se pueden encontrar productos dispares que van desde los electrodomésticos a la cosmética, pasando por productos para vehículos y motor o incluso nutrición.

Y es que MarketLois está haciendo de esta apuesta por la diversificación de producto su bandera de presentación. Al igual que otras plataformas sirven de referencia para encontrar todo tipo de productos, ¿por qué limitarse exclusivamente a un sector pudiendo competir en marcas y precios? La clave es la que mencionaban: la atención personalizada.

“Los ecommerce tenemos que pensar que, aunque no somos la tienda de barrio, podemos ser la de referencia para las compras online. Cuidamos la relación, facilitamos los envíos y la coordinación horaria y, por ejemplo, para empresas y autónomos tenemos promociones para que les salga un precio razonablemente más atractivo. En realidad se trata de eso, de convertirse en un lugar que soluciona y beneficia y no en un quebradero de cabeza” explican.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad