El PDeCAT mantiene su pulso con Puigdemont y denuncia presiones a militantes

Las denuncias se producen en vísperas de que la formación debata este jueves su futuro en la reunión de su consell nacional

El PDeCAT mantiene su pulso con JxCat, el nuevo partido impulsado por el expresident Carles Puigdemont, y detecta, según fuentes consultadas por Efe, presiones a militantes para que cambien de bando, en vísperas de que la formación debata este jueves su futuro en la reunión de su consell nacional.

La dirección ejecutiva del PDeCAT, capitaneada por David Bonvehí, se ha reunido este lunes para digerir el acto fundacional de JxCat del pasado sábado, en el que participaron caras conocidas de la formación , como los exconsellers presos Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn y otros afines a Puigdemont.

Un acto que tuvo un formato inédito por la pandemia, pues se celebró en un plató televisivo y sin público, en una imagen muy diferente del baño de masas que supuso el acto de presentación de la Crida Nacional per la República el 27 de octubre de 2018.

Según fuentes del PDeCAT consultadas por Efe, la dirección ejecutiva, en la que hay afines a Puigdemont como Míriam Nogueras o Lourdes Ciuró, se ha concentrado este lunes en los preparativos del consell nacional del 30 de julio por la tarde, donde tendrá lugar el debate sobre el futuro de la formación heredera de CDC.

Una reunión en la que está prevista una intervención inicial de Bonvehí y un turno de palabra abierto a los consejeros nacionales del partido, sin que haya de momento ninguna votación en la agenda, a no ser que el sector crítico opte por introducir en las próximas horas una propuesta de resolución sobre la necesidad de consultar a la militancia el encaje con JxCat.

Puigdemont mostró este pasado domingo un tono conciliador y dijo estar convencido de que habrá un acuerdo con el PDeCAT de David Bonvehí, pero la batalla interna no ha cesado.

Es más, tras la creación de JxCat ya como partido, fuentes demócratas han asegurado que se están produciendo “llamadas y presiones” a militantes del Partit Demòcrata para afiliarse a la nueva formación de Puigdemont.

Si bien JxCat debatirá en el marco de su largo proceso congresual, hasta el 3 de octubre, si acepta o no la doble militancia, los estatutos del PDeCAT no lo contemplan, y la dirección demócrata ya avisó que quien quiera afiliarse a otra formación debe ser “honesto” y darse de baja.

JxCat acumula más de 2.800 inscritos en sus pocas horas de vida como partido, aunque fuentes de la dirección del PDeCAT afirman que esto no parece haber afectado a su volumen de militantes. Con este equilibrio de fuerzas, sin fecha aún para las elecciones catalanas y sin candidato confirmado, todos los escenarios están abiertos.

Posibilidad remota de acuerdo

Según las fuentes consultadas, la posibilidad de que JxCat y PDeCAT lleguen a un acuerdo de integración antes de que termine el largo proceso congresual de JxCat el próximo 3 de octubre es remota, porque Puigdemont se niega a integrar otras siglas, solo a personas.

“No nos quieren como organización dentro de JxCat. Solo quieren integrar a gente individualmente”, expone un dirigente del PDeCAT para explicar por qué no llega el acuerdo con Puigdemont.

También es poco probable, aunque no descartable, que acuerden una coalición electoral para las próximas catalanas, algo que avala Bonvehí, pero que no gusta a Puigdemont ni al hasta ahora líder de la Crida Nacional per la República, Jordi Sànchez, uno de los pilares de JxCat pese a seguir en prisión.

Otro escenario poco imaginable hace unos meses pero que cada vez cobra más fuerza es que el PDeCAT, que tiene los derechos electorales, pruebe suerte presentándose en solitario a las elecciones y trate de lograr algunos diputados, que, aunque fueran pocos, puedan ser claves en la configuración de mayorías.

Enlace Original

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies