ETS no paran de crecer, ¿qué está pasando?

Las enfermedades de transmisión sexual parecían estar controladas hasta hace escasos años, cuando se ha ido viendo cómo volvían a incrementarse las cifras en los últimos años hasta un ascenso preocupante.

Pero, ¿qué hay detrás de este ascenso?

A pesar de los esfuerzos por frenar su propagación, las tasas en el país siguen aumentando. 

Según reconocen los expertos, una de las principales razones es la falta de educación y concienciación pública. 

Pese a que en los colegios se ha ido educando en sexualidad, se ha dado por hecho que el mensaje calaba, sin embargo, la realidad es que muchos jóvenes no reciben la información adecuada sobre los riesgos de la no protección a la hora de tener relaciones sexuales, lo que complica también, en muchos casos, la frenada. Si a eso se suma uno de los mensajes del sector del porno, una de las grandes pandemias de la juventud según los últimos estudios, en el que apenas se ven preservativos, el cóctel está servido.

Según explican, otro de los motivos es el desconocimiento sobre el acceso a pruebas y tratamientos. 

“Aunque debería ser algo habitual entre los más jóvenes y entre las nuevas parejas, son pocos los que se atreven a plantear la necesidad de conocer este aspecto concreto de su pareja sexual. Se ha perdido la sensación de riesgo y eso es, en sí mismo, un verdadero riesgo” comentan desde Certimedic, clínica de test ETS en Barcelona.

Quizás también te interese:  La II edición de la Escuela de la Profesión Médica analizará la atención médica al menor y al paciente con discapacidad intelectual

El miedo a dar positivo y a no poder pagar el costo del tratamiento frena también el diagnóstico necesario.

Finalmente, las actitudes hacia la sexualidad y la salud sexual pueden ser una barrera para los esfuerzos de prevención. Desde hace unas décadas, el cambio de patrón sexual con más relaciones ocasionales y con numerosas y diferentes parejas puede ser, si no se toman las precauciones necesarias, uno de los motivos por el que éstas siguen aumentando.

“Muchas son asintomáticas y eso hace que exista una sensación de seguridad que es irreal entre la sociedad. La estigmatización a hablar de las enfermedades hace que muchos no se planteen sacar la conversación con su partner” comentan desde la clínica.

Según los expertos, aún queda mucho por hacer en términos de educación, lo que seguirá suponiendo que aún quedan años de crecimiento de las enfermedades. Un reto al que hay que ir poniendo cota poco a poco trabajando desde los colegios, institutos y familias.