Guindos (BCE) prevé que la guerra en Ucrania impacte en una mayor inflación y un menor crecimiento en Europa

– Pide evitar efectos de segunda ronda en el mercado laboral y en los presupuestos nacionales

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y exministro español Luis de Guindos avisó este miércoles de que «es de esperar» que la guerra en Ucrania iniciada por Rusia suponga una mayor inflación y un menor crecimiento económico en Europa «en las próximas semanas».

Durante su intervención en una mesa redonda organizada por la Universidad Carlos III de Madrid bajo el título ‘Post-Covid: Nuevos Paradigmas’, Guindos hizo referencia al impacto de la guerra en la economía europea.

Al respecto, dio una «primera aproximación» de los efectos de la crisis sobre la economía europea y comentó que «es de esperar» que se produzca un repunte de la inflación y un «menor crecimiento económico en las próximas semanas» como consecuencia de la dependencia energética europea de Rusia y del impacto en los precios de la energía, que provocará «un deterioro de la renta disponible» de los hogares europeos.

El vicepresidente del BCE apuntó que «el aspecto más problemático a futuro deriva fundamentalmente de la gran importancia que Rusia tiene en los mercados energéticos» e indicó que las exportaciones de petróleo suponen el 20% de las importaciones europeas, y en el caso del gas es el doble.

Quizás también te interese:  El Banco de España sitúa la inflación media en el 7,5% para 2022 y en el 2% para 2023

Así, Guindos señaló que la guerra supondrá «un elemento adicional para las tensiones inflacionistas» actuales. Recordó que el dato publicado hoy por Eurostat refleja una «sorpresa negativa», dado que en febrero repuntó hasta el 5,8% en la zona euro y la inflación subyacente -sin tener en cuenta la energía- se situó en el 2,7%. «Éste era, sin duda, en estos momentos una de las cuestiones más delicadas desde el punto de vista de la evolución económica», enfatizó Guindos, quien recordó que tras la sexta ola de covid-19 se empezaba a apreciar un repunte de la actividad.

Comentó que el BCE actualizará «en los próximos días» sus proyecciones de inflación y se «tendrá en cuenta» en el seno del consejo de gobierno el impacto de la guerra para tomar decisiones.

Preguntado sobre el riesgo de una estanflación, en el que haya un estancamiento de la actividad económica con una inflación elevada, Guindos respondió que no se producirá esa situación, pero sí que se verán unos precios elevados «durante mayor tiempo y un menor crecimiento económico».

En este punto, Guindos afirmó que «lo básico es evitar los efectos de segunda ronda, no solamente en el mercado laboral sino también en otro tipo de rentas que a veces se determinan en los presupuestos generales». Resaltó que en eso tienen que hacer «una contribución muy importante» los gobiernos nacionales a través de los presupuestos.

Quizás también te interese:  El color de los techos también influye

En los mercados financieros, el vicepresidente del BCE destacó que «no se ha producido una tensión extrema desde el punto de vista de liquidez» a causa de la guerra en Ucrania pese a que haya habido «alguna tensión e liquidez en algunos mercados financieros».

Precisó que la exposición de los sistemas financieros europeos a Rusia es «bastante limitada» y se sitúa por debajo del 0,3% del total de exposición del sistema bancario y no bancario europeo, a lo que se suma el tamaño «reducido» de la economía rusa.

Al ser preguntado sobre si las sanciones a Rusia tendrán efecto, Guindos afirmó que se verá un «impacto contable», principalmente por la congelación de los activos del Banco Central de Rusia y la desconexión de algunos bancos del sistema de respaldo de transacciones globales Swift. A ello se suman restricciones comerciales, limitaciones en el espacio aéreo, congelación de activos a oligarcas rusos y en conjunto, Guindos señaló que tendrá un impacto «muy negativo» sobre la actividad económica rusa que «sus dirigentes tendrán que valorar». Al mismo tiempo, Guindos subrayó que estas sanciones muestran el «compromiso de los valores occidentales ante una agresión absolutamente inaceptable y deleznable».