Las familias desplazadas en el este de Ucrania se enfrentan a la «escasez» de alimentos, agua y medicamentos

– Según Save the Children

MADRID, 04 (SERVIMEDIA)

Las familias desplazadas por la guerra en el este de Ucrania se enfrentan a la» escasez» de alimentos, agua y medicamentos.

Así lo denunció este viernes Save the Children en un comunicado en el que precisó que está prestando apoyo a través de sus socias locales para «garantizar» que los niños y sus familias obligadas a abandonar sus hogares en el este de Ucrania «puedan tener acceso a medicamentos, agua y a alimentos, cada vez más escasos».

«Largas colas, compuestas en su mayoría por madres, niños y niñas pequeños, llenan los pasillos de un centro apoyado por Save the Children para familias desplazadas en el este de Ucrania, donde pueden abastecerse de productos esenciales y encontrar un lugar seguro para dormir antes de continuar su viaje», explicó la organización.

La entidad está «apoyando» a más de 1.000 personas que han huido de sus hogares, alrededor del 60% de las cuales son madres con niños y niñas pequeñas y mujeres embarazadas, según subrayó Nataliia Kirkach, directora de Slavic Heart, organización socia de Save the Children que opera en el este de Ucrania.

«Esta zona había sido, en general, pacífica antes, pero ahora empezamos a oír bombardeos cerca. No queríamos abandonar a las familias que cuidamos, así que nuestro personal se ha quedado y todo el mundo está estresado por su seguridad, incluidos los niños y niñas», añadió.

REFUGIO TEMPORAL

A medida que el conflicto se intensifica, cada vez son más las familias que acuden a Slavic Heart, con la que Save the Children trabaja junto a las autoridades locales para realizar un registro de las familias que se ven obligadas a huir de sus hogares con el fin de proporcionarles un refugio temporal y también ofrece sesiones ‘online’ de apoyo a la salud mental para niños y distribuye pañales, mantas y otros artículos esenciales a las familias vulnerables.

Sin embargo, los suministros se están «agotando» y unas 8.000 personas necesitan ayuda en esta zona, en la que no hay comunicación entre las ciudades, lo que dificulta conseguir suministros, según Kirkach.

«La infancia está enfermando porque tiene mucho frío, pero no hay farmacias que funcionen en la zona, por lo que conseguir medicinas para las familias es extremadamente difícil», abundó, para lamentar que algunas personas también necesitan «urgentemente» medicamentos «muy específicos», como tratamientos para el cáncer, insulina o medicación para la epilepsia.

A su juicio, la operación militar de Rusia en toda Ucrania «ha llevado al país al borde de una crisis médica» y, en este sentido, denunció que algunas de las mujeres del centro necesitan cesáreas, «pero no hay cirujanos en la zona y la situación está empeorando». «Los voluntarios de Slavic Heart están ayudando a redirigir a las parturientas a los centros de salud locales para que puedan dar a luz con seguridad», destacó.

COMPROMISO CON LOS NIÑOS

«No vamos a renunciar a seguir atendiendo a los niños y niñas de Ucrania, nuestro compromiso con ellos y con las comunidades sigue siendo el mismo y nuestras socias han sido fundamentales para garantizar que podamos continuar haciendo llegar ayuda que salva vidas a la infancia y sus familias», señaló la directora de Save the Children para Europa del Este, Irina Saghoyan.

«Los niños y niñas han presenciado o experimentado actos de violencia y algunos muestran signos de gran angustia», explicó, para agregar que, según Slavic Heart, «necesitan urgentemente apoyo emocional, además de alimentos, ropa de abrigo y medicamentos».

A este respecto, reclamó «financiación» que les permita seguir «garantizando que la ayuda más necesaria pueda seguir llegando a los niños y niñas afectados por esta crisis», convencida de que este conflicto «tendrá consecuencias de gran alcance para los niños y niñas en Europa y en todo el mundo».

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad