Los orangutanes están en «peligro crítico» por la deforestación, la destrucción de sus hábitats y el tráfico ilegal, según WWF

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

WWF aprovechó que este sábado se conmemora el Día Mundial del Orangután para alertar de que estos animales se encuentran en una situación de «peligro crítico» como consecuencia de la deforestación, la destrucción de sus hábitats y el tráfico ilegal.

Lo hizo a través de un comunicado en el que explicó que se calcula que el 50% de los orangutanes vive en estado salvaje en los bosques tropicales de Borneo y Sumatra, «gravemente amenazados por la deforestación para la extracción de madera, minerales o para el cultivo, destacando el de aceite de palma, que está presente en aproximadamente la mitad de los productos de los supermercados».

WWF puso de manifiesto que las selvas tropicales cubren el 12% de la superficie terrestre, lo que le sirvió para llamar la atención sobre el hecho de que estos espacios son «vitales para la supervivencia de muchas especies, incluida la humana», puesto que «generan grandes cantidades de oxígeno y absorben buena parte de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, estabilizando los patrones climáticos». A pesar de sus propiedades benéficas, denunció que, «al ritmo que avanza su degradación, se pierde el equivalente a 27 campos de fútbol cada minuto».

La organización expuso que los orangutanes representan un «papel esencial» en la conservación de las selvas radicadas en el sudeste asiático, ya que son «excelentes dispersores de semillas para muchas especies vegetales».

Quizás también te interese:  Consumo abre expediente sancionador a varías aerolíneas 'low cost' por cobrar por llevar el equipaje de mano en cabina

Por ello, WWF aseveró que se asiste a un «círculo vicioso», puesto que «la desaparición de estos grandes primates supone un gran riesgo para estos bosques que, a medida que se degradan dejan a las poblaciones de orangutanes aisladas, contribuyendo así a su desaparición progresiva».

Por su parte, la población de orangutanes en el sudeste asiático se ha reducido en al menos un 60% debido a la actividad humana en el último medio siglo. Hace cien años, unas 300.000 especies deambulaban por las selvas, pero en la actualidad hay registrados 104.700 en Borneo, alrededor de 13.800 en Sumatra y 800 en Tapanulis, lo que ha llevado a la Unión Internacional para la Clasificación de la Naturaleza (UICN) a clasificar a los orangutanes de estos tres lugares como especies «en peligro crítico».

A pesar de que es un animal protegido, alrededor de 2.200 orangutanes de Borneo mueren anualmente por la caza furtiva, los conflictos en zonas agrícolas, el tráfico con su carne y sus cráneos y la venta de crías como mascotas, que en muchos casos mueren durante el trayecto, según WWF.