Apenas uno de cada diez titulados de FP apuesta por crear su propia empresa

– Según el Observatorio de la FP de CaixaBank Dualiza

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

Apenas uno de cada diez titulados de Formación Profesional en España apuesta por crear su propia empresa, en la misma línea que los titulados universitarios, según el ‘Observatorio de la FP’ de CaixaBank Dualiza.

Dicho estudio, elaborado en colaboración con Orkestra Instituto Vasco de Competitividad, ha analizado el papel que juega la Formación Profesional en el ecosistema y en la actividad emprendedora en España, obteniendo como una de sus principales conclusiones que España tiene un «déficit emprendedor» en todos los ámbitos formativos.

Atendiendo a la definición de emprendedor como aquella persona que se lanza a trabajar por cuenta propia, ya sea como autónomo o conformando una empresa con más trabajadores, en 2021 solo el 9% de la población ocupada de 20-34 años trabajaba por cuenta propia. P

or niveles educativos, el mayor porcentaje de autoempleo se daba entre las personas cuyo nivel educativo no supera la educación obligatoria (11,5%), seguido por aquellas con Bachillerato (8,8%), educación universitaria (8,2%) y a poca distancia, por la FP (7,9%). Sin embargo, la FP de Grado Medio (8,5%) se posiciona por delante de la educación universitaria.

Entre las personas tituladas de FP se observan diferencias notables en lo que respecta al autoempleo entre las distintas familias profesionales. Tanto en Grado Medio como en Grado Superior las tres familias con mayor porcentaje de personas que trabajan por cuenta propia son Actividades físicas y deportivas, Imagen personal e Imagen y sonido, aunque en diferente orden.

Esos porcentajes varían en cuanto a aquellas personas que inician una empresa y pueden asumir el pago de nóminas con la actividad generada en los primeros años, la denominada ‘tasa de emprendedores con empresas en fase inicial’.

El indicador señala que en España esa tasa ronda el 5%, tres puntos por debajo de la media europea, volviendo a niveles de 2016 tras de caer casi un punto durante la pandemia. En dicha tasa tienen más peso las personas con educación superior (43,6%) que con secundaria (33,8%), según datos del Observatorio del Emprendimiento en España.

Según destacan desde el observatorio, la formación y educación para el emprendimiento es un elemento importante dentro del ecosistema emprendedor destinado a impulsar la actividad emprendedora. En este sentido, señalan que la nueva ley de FP promueve acciones tanto en el plano formativo como en el plano instrumental.

Así, en el plano formativo destacan la impartición de materias relacionadas con el emprendimiento y las actividades de orientación. Por ejemplo, a través de un módulo en todos los ciclos formativos que dé a conocer los mecanismos de creación y gestión básica de las empresas y el autoempleo, adaptando los contenidos a cada familia profesional o sector productivo. El análisis del Observatorio de la FP muestra que, en la actualidad, el módulo de Empresa e Iniciativa Emprendedora (EIE) representa entre un 3-4% de las horas totales de un ciclo formativo.

Mientras, en el plano, instrumental se apuesta por las aulas de emprendimiento y los Centros de Excelencia en FP referentes en los ámbitos de innovación e investigación aplicada y de emprendimiento.

De hecho, se estima que alrededor de un 37% de los centros públicos de FP podrían contar en 2022 con un aula de emprendimiento, aulas que se plantean como un espacio novedoso en el que canalizar y apoyar las iniciativas emprendedoras del alumnado y personas tituladas mediante orientación, guía y tutela desde el punto de vista técnico y de infraestructura.

En este sentido, el objetivo del Plan de Modernización de la FP es que para 2024 haya un total de 1.850 aulas de este tipo en los centros de FP públicos, el 51% de las cuales se concretarían en 2022 según la dotación presupuestaria destinada.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad