Bajas o permisos retribuidos en caso de Covid en menores

Ha sido la Ministra Celaá quien ha puesto sobre la mesa los esfuerzos que, desde educación, están haciendo por garantizar una vuelta a la presencialidad en los centros educativos y que las familias puedan organizar su casuística propia.

Sin embargo, había un fleco que, a falta de asistencia por parte de los abuelos que son los grandes vulnerables de esta pandemia, podría poner en jaque toda la organización: ¿qué ocurre cuando un niño debe ponerse en cuarentena?

Se pueden dar dos circunstancias: por un lado, en el aula ha habido un positivo y ha estado en contacto directo o bien que el propio niño sea quien es el positivo.

En este escenario, ¿quién se quedaba con el pequeño? La ministra de educación ha avanzado ya que estudian, junto con el Ministerio de Trabajo, una nueva medida basada en la baja o permiso retribuido en caso de necesitar acompañar a un menor en la cuarentena.

Esta medida, de la que tan solo se ha avanzado sin más datos, podría suponer un avance en la tarea de conciliación pero, ¿qué ocurrirá en caso de que, según evolucione el curso, los menores deben volver a casa en vez de al colegio? ¿Cómo se va a gestionar un escenario así en el plano familiar y laboral para garantizar la conciliación y también evitar que vuelva a ser una carga impuesta a los abuelos?

Poco o nada se sabe de distintos escenarios. Lo que es claro es que primaria e infantil deberán volver a las aulas intentando garantizar, con mascarillas desde los 6 años, distancia social e higiene, el no contagio en el centro gracias a grupos de convivencia mucho menores en aulas con ratios de unos 20 alumnos y dando, como en el caso de la Comunidad de Madrid, potestad al centro para intentar poner en marcha un horario intensivo que hiciera evitar el comedor durante este nuevo curso.

Habrá que esperar a la concreción de medidas, pero las cosas no pintan de nuevo bien para la conciliación.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies