Comienza la temporada para los judokas paralímpicos en el Gran Prix de Portugal

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

Cinco judokas paralímpicos españoles viajarán a Portugal para dar el pistoletazo de salida a la temporada de competición internacional de judo en el Grand Prix de Portugal, organizado por la International Blind Sports Federation (IBSA), que tendrá lugar del 29 de enero al 1 de febrero.

En categoría masculina participará el actual subcampeón paralímpico de Tokio 2020, el aragonés Sergio Ibáñez, quien a pesar de su cambio de categoría (J2 -73), realizó una prometedora temporada y espera este año conseguir su consolidación en ella.

También asistirán a la cita internacional los hermanos Daniel y Álvaro Gavilán. El primero finalizó un año impecable tras conseguir las medallas de bronce en el campeonato europeo y en el mundial en la categoría J2 -60. Ambos pasarán por la clasificación visual.

En cuanto a la categoría femenina, acudirá la veterana y condecorada con tres medallas paralímpicas Marta Arce (J2 -57), que tras unos meses alejada de la competición, volvió al tatami el pasado noviembre para el campeonato mundial celebrado en Bakú (Acerballán). Le acompañará joven María Manzanero (J1 -57), que cerró su debut durante el 2022 con el oro en la Egyptian Pyramids International y La Gymnasiada Normandía.

Los cinco judokas, representantes de la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC), comienzan así un año preparalímpico lleno de competiciones, en el que se observarán sus mejores movimientos en el tatami.

Quizás también te interese:  Alegría y Schinas hablan del Año Europeo de las Capacidades y de la presidencia española del Consejo de la UE

MÍNIMAS ADAPTACIONES

El judo es uno de los deportes con menos modificaciones para personas ciegas y sólo es preciso que los combates se inicien con los dos deportistas agarrados. Si se sueltan, el árbitro para, de modo que vuelvan a cogerse.

Actualmente, existen dos categorías de competición, J1 (ciegos) y J2 (discapacidad visual) con mínimas modificaciones entre ellas. Como, por ejemplo, el acceso con asistencia al tatami o en cuanto al indicativo de la vestimenta.

Con esta nueva normativa, aprobada tras los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, los judokas J1 y J2 no compiten entre ellos a menos que no haya suficientes participantes, por lo que bajo mutuo acuerdo, pueden hacerlo.

Existen algunas otras modificaciones relativas a la forma de transmitir las señales por parte de los árbitros a los deportistas, ya que no lo podrán hacer por gestos, tal y como se hace habitualmente. En este deporte existe una alta participación de personas con sordoceguera, por lo que la forma de darles los avisos también está adaptada al tacto y recogida en el reglamento.