Denuncian la cobertura de suplencias de verano en Primaria con médicos que acaban de terminar el Grado

– «Supone un riesgo en la seguridad del conjunto de pacientes», según la Semfyc

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) y sus 17 Sociedades Federadas de Medicina Familiar y Comunitaria, manifestaron este lunes su «rotunda oposición» a la contratación de personas que acaban de terminar el Grado en Medicina para cubrir las suplencias en plazas de Medicina Familiar y Comunitaria.

Los facultativos denunciaron especialmente que se les contrate para la «consulta ordinaria de Atención Primaria y en servicios de atención continuada», algo que suele «reproducirse en numerosos puntos de la geografía de todo el Estado cada año durante los meses de verano», así como en momentos puntuales.

Los médicos de Atención Primaria españoles aseguraron que estas prácticas «suponen una flagrante ilegalidad respecto a lo dispuesto en el Real Decreto 931/1995, de 9 de junio», por el que se dictan normas en relación con la formación especializada en Medicina Familiar y Comunitaria de los Licenciados en Medicina a partir del 1 de enero de 1995.

«Supone un riesgo en la seguridad del conjunto de pacientes, así como del desempeño en la Atención Primaria dado que, sin haber completado el proceso de adquisición de las competencias de la especialidad en Medicina familiar y Comunitaria, el conjunto de futuros doctores no disponen de los conocimientos necesarios para dar respuesta a las necesidades de salud de la población atendida», explicó la Semfyc.

Quizás también te interese:  España ocupa el sexto lugar en el índice Europeo de Igualdad de Género 2020

Añadió que los pacientes son «muchos casos de personas con multimorbilidad y complicaciones», lo que abre la puerta «a posibles errores clínicos con consecuencias imprevisibles».

Según los facultativos, dicha práctica también infringiría «el Real Decreto 904/2001, de 27 de julio, por el que se unifican las convocatorias para el acceso a la formación médica especializada». También vulnera la Directiva 86/457/CEE, de 15 de septiembre, del Consejo de las Comunidades Europeas, sobre formación específica en Medicina General, que establece la necesidad de dicha formación específica para el ejercicio de las funciones de médico general.

EXCEPCIONALIDAD QUE SE CRONIFICA

Diversas las comunidades autónomas que justifican este tipo de contrataciones asegurando, según los denunciantes, que «todo el sistema sanitario público de salud sufre de forma crónica de falta de personal facultativo en determinadas especialidades, pero especialmente en Medicina Familiar y Comunitaria».

«Frente a esta situación de excepcionalidad, han decidido impulsar medidas con el objetivo de que sus Servicios de Salud dispongan del número de profesionales suficientes para cubrir las necesidades de la población», recalcó la Sociedad científica.

Por otra parte, destacaron que «en algunos casos se sigue apelado a la visión de la excepcionalidad» el Real Decreto-ley 29/2020, de 29 de septiembre, de medidas urgentes en materia de teletrabajo en las Administraciones Públicas, creado a raíz de la covid-19, y que quedó derogado de forma automática y según lo previsto en su propio articulado, según la Semfyc.

Quizás también te interese:  Los estudiantes creen que la Ley de Convivencia Universitaria "no respeta" el "acuerdo" sobre el papel de la mediación

«No existe una situación de excepcionalidad imprevisible, sino que nos hallamos ante una situación de déficit en la planificación por parte de las Consejerías y Administraciones en materia de recursos humanos, así como de menoscabo en la implantación de nuevos modelos organizativos que atiendan las demandas y necesidades de atención sanitaria de la población».

Los especialistas indicaron que todo ello demuestra «un claro menosprecio hacia el conjunto de jóvenes médicas/os de familia, especialistas vía MIR, a los que cabría ofertar contratos de calidad, con condiciones laborales dignas, sin precariedad».

Por último, concluyeron que «significa la devaluación de la especialidad a ojos de los médicos residentes, y el consiguiente desprestigio de esta disciplina médica para los estudiantes universitarios».