La fusión de Bankia y Caixa Bank, un análisis de ahorros

No son pocos los titulares que está acaparando la presumible fusión de Bankia con CaixaBank. A favor o en contra, desde luego es un movimiento que está trayendo consigo una nueva forma de interpretar la banca en adelante.

Ya se avanzaba durante la pandemia: Europa volvería a vivir, para sobrevivir, una nueva época de fusiones bancarias y, en España, esta parece que será la primera en hacerse pública.

En un contexto de tipos de interés a 0, poca firma de hipoteca y préstamo y riesgo creciente de impagos, los bancos están buscando una forma que, junto con ahorrar costes, ayuden a diversificar su cartera de gestión y rentabilicen sus ingresos y beneficios.

Este nuevo tándem tiene visos de convertirse en una de sus fortalezas: recogiendo lo mejor de cada entidad (de CaixaBank incluso los seguros) para salir con ventaja de un panorama que no se presenta demasiado positivo tras la vuelta a la normalidad en septiembre.

“Buscan ganar una cuota de mercado nacional, internacional y de ahorro de costes muy significativa con respecto a los bancos de referencia en nuestro país. Esta fusión les haría ponerse de cara al resto de entidades como Santander o BBVA por delante a nivel de imagen y consolidación de negocio” coinciden algunos expertos.

Las consecuencias económicas que va a traer consigo en el medio y largo plazo el coronavirus a los gobiernos y a la sociedad, que pondrán en jaque incluso a la banca y las políticas del Banco Central Europeo (BCE) para flexibilizar algunas condiciones que hasta ahora eran imprescindibles, entre ellas los ratios de capital, van a suponer todo un reto que, en el caso de Bankia y CaixaBank, capearán mejor unidos.

Juntos, suman unos activos totales de unos 665.000 millones de euros de los que dos partes representarían a CaixaBank frente a la única parte de Bankia.

Según rumores, el próximo lunes 14 será clave para determinar si, definitivamente, es viable la convocatoria de Juntas de Accionistas para dar el paso definitivo hacia la fusión, que sería vía absorción de Bankia por parte de CaixaBank.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies