31 diciembre: fecha clave para las empresas de cara al Brexit

Aunque todas las miradas están actualmente puestas en las posibles fusiones bancarias, recuperación económica tras la pandemia o medidas laborales que garanticen la seguridad del trabajo tras este periodo incierto, hay otro gran reto al que hay que empezar a tomar en cuenta: la situación de las empresas europeas ante el Brexit efectivo el próximo final de año.

Mientras que hace tan solo unos meses todo esto copaba los principales titulares, la Covid19 se ha llevado por delante los planes empresariales para paliar las consecuencias de la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea.

De hecho, en vista de este cambio de escenario y de la falta de previsión actual dadas las prioridades, el gobierno de Boris Johnson ha puesto en marcha una campaña de comunicación que pretende dar las pistas y servir de guía para las empresas que quieran seguir haciendo negocio con las islas británicas una vez se haga efectiva la salida de la unión aduanera y del espacio de comercio común.

Bajo el lema “Keep Business moving”, se ha creado una web en exclusiva que ayudará a todas las empresas con intereses comerciales en su territorio a entender cuáles serán las nuevas normas a seguir para no paralizar el intercambio económico sin problemas a partir de enero 2021.

“La relación entre el Reino Unido y España es enorme, más de 63.000 millones de euros el año pasado. Hay cientos de grandes empresas españolas en mi país y confiamos en que seguirán pensando que es un lugar atractivo para invertir. Con nuestra salida de la UE el 1 de enero las normas van a cambiar. Haya o no haya un acuerdo de libre comercio sobre nuestra relación futura con la UE, es muy importante que las empresas españolas continúen preparándose. Esta campaña quiere ayudarlas”, dijo el embajador Hugh Elliott.

De hecho, hay agendada una webinar este 30 de septiembre para que, en castellano, se puedan plantear todas las dudas y éstas sean respondidas por el propio Gobierno Británico.

Aún así, se sigue negociando un pacto para tratar de paliar las consecuencias económicas que supondría un cambio de escenario tanto para las empresas británicas que quieran tener parte del negocio enfocado en Europa como al contrario. Algo que parece que está avanzado y tiene buenas perspectivas. Y todo basándose en el modelo que tienen con Canadá.

Sin duda, London Calling sería un buen texto para la situación en los próximos meses.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies