El precio de la vivienda subió un 0,75% en el primer trimestre, según ‘pisos.com’

MADRID, 04 (SERVIMEDIA)

La vivienda de segunda mano en España tuvo un precio medio de 1.892 euros por metro cuadrado en marzo de 2022, lo que supone un 0,75% más que a finales del trimestre anterior y una subida del 4,77% respecto a marzo de 2021, según el informe trimestral de precios de venta de ‘pisos.com’.

El incremento con respecto a febrero de 2022 fue del 0,30%, ya que el precio medio el mes pasado fue de 1.887 euros por metro cuadrado, informó el portal inmobiliario. Por comunidades autónomas, los mayores repuntes se dieron en Madrid (+2,55%), Navarra (+2,13%) y País Vasco (+1,99%), mientras que los descensos más altos se localizaron en Cantabria (-2,32%), Extremadura (-1,99%) y Canarias (-1,73%).

Respecto al año pasado, los repuntes más significativos vinieron de la mano de Comunidad Valenciana (+7,58%), Madrid (+7,20%) y Baleares (+6,49%). Los porcentajes de caída más amplios tuvieron lugar en Asturias (-1,85%), Extremadura (-0,825%) y La Rioja (-0,66%). La región más cara en marzo de 2022 fue Baleares (3.343 euros por metro cuadrado) y la más barata Extremadura (797 euros).

En cuanto a las capitales de provincia, Ávila (+8,08%), Pamplona (+6,40%) y Murcia (+4,68%) fueron las que más subieron Frente a diciembre de 2021, mientras que los descensos más intensos tuvieron como protagonistas a Huesca (-6,22%), Palencia (-3,77%) y Huelva (-3,47%).

Quizás también te interese:  El Tesoro subastará mañana hasta 2.500 millones en la última subasta de letras de septiembre

En el último año, Alicante (+13,79%), Valencia (+12,14%) y Toledo (+11,23%) fueron las capitales que más incrementaron su precio. Palencia (-12,02%), Huesca (-5,69%) y Lugo (-5,06%) fueron las que más lo bajaron. La capital más cara fue Donostia-San Sebastián (5.532 euros el metro cuadrado) y la más barata Jaén (1.107 euros).

Para el director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, «el vigor del sector residencial ha alcanzado su cota máxima, arrojando cifras de compraventa que no veíamos desde la época del boom». El portavoz del portal inmobiliario justifica este ímpetu en la vuelta al ladrillo como valor refugio, el ahorro acumulado durante la pandemia y las buenas condiciones de financiación.

Precisamente, uno de los aspectos que podría frenar la situación es el futuro escenario de los tipos de interés. «La inflación está disparada, y si la guerra en Ucrania se alarga, este indicador podría romper récords. Ante esta situación, el Banco Central Europeo trataría de contener su escalada subiendo los tipos oficiales, lo haría las hipotecas menos atractivas para el comprador», indicó al respecto.

También el conflicto bélico está haciendo mella en la obra nueva. Font destacó que «el encarecimiento de los materiales va a obligar a los promotores a subir el precio de los nuevos desarrollos residenciales». El experto añadió que «hasta ahora, el sector promotor había absorbido estos sobrecostes, pero ha llegado un punto en el que, para obtener una rentabilidad que haga que merezca la pena seguir construyendo, es necesario repercutir cierto margen al cliente».

Quizás también te interese:  Las directivas más relevantes en España por su apuesta "por un mañana sostenible"