El Rey reitera el apoyo de España a Ucrania porque «pone en riesgo la paz y la vida de cientos de miles de inocentes»

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

El Rey reiteró este lunes el apoyo de España a Ucrania porque «lo que está en riesgo no es solo su soberanía e integridad territorial, sino cientos de miles de vidas inocentes, la paz de todo el continente europeo y, por extensión, el orden internacional basado en reglas que todos contribuimos a construir durante las últimas décadas».

Asé se expresó en la ceremonia del 40 aniversario de la adhesión de España a la OTAN, que se celebró este lunes en el Teatro Real de Madrid, donde destacó que «lamentablemente las circunstancias que rodean este aniversario no son las que hubiéramos deseado. La inaceptable agresión rusa contra Ucrania nos recuerda, y lo hace de manera trágica, el enorme valor en nuestras vidas de la paz, de la seguridad y de la democracia».

Don Felipe subrayó que la adhesión de España a la OTAN fue «un paso histórico tras nuestra ejemplar transición hacia una sociedad democrática y moderna, que nos permitió integrarnos plenamente en la esfera política europea y atlántica y, en definitiva, internacional».

Sobre la cumbre de Madrid, que se celebrará el 29 y 30 de junio, el monarca destacó que «debe ofrecer las herramientas y las respuestas que necesita la Alianza para hacer frente a todos los retos comunes, comenzando por un nuevo concepto estratégico, el Concepto Estratégico de Madrid, que sirva de faro y guía eficaz para la próxima década. España contribuirá al objetivo final de que la Alianza resultante de la cumbre sea más fuerte, más inteligente, más eficiente y, por tanto, esté mejor preparada y equipada para afrontar colectivamente un nuevo entorno de seguridad más complejo».

Felipe VI puso en valor «las profundas implicaciones transformadoras que para nuestras Fuerzas Armadas y nuestra cultura de defensa ha tenido la entrada de España en la OTAN». «Si España se ha beneficiado de la seguridad que proporciona la OTAN, de su gran impacto en la modernización de nuestras capacidades militares y del estatus internacional que su pertenencia confiere a sus miembros, por su parte, la OTAN se ha favorecido de la situación estratégica de España y de su compromiso en la aportación militar y conceptual, pero también de nuestra perspectiva estratégica distinta y enriquecedora», agregó.

Asimismo, solicitó a la Alianza que «preste cada vez más atención a los desafíos de la dirección estratégica Sur, donde el terrorismo de matriz yihadista amenaza directamente a nuestras sociedades y, además, donde otros actores —estatales y no estatales—, que no comparten los valores presentes en la Carta de las Naciones Unidas, lo intentan hacer de forma indirecta».

Y recordó «que la ciudad que les acoge hoy con tanto orgullo y lo hará de nuevo dentro de apenas un mes, sufrió el atentado terrorista más terrible en suelo europeo en términos de vidas humanas. Aquella tragedia reforzó la convicción de España de que sólo a través del trabajo comprometido de las FCSE (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado), de los servicios de inteligencia, de las Fuerzas Armadas, así como de una firme determinación por el multilateralismo, la cooperación internacional, la unidad, la cohesión y la solidaridad con nuestros Aliados —siempre en el marco del Estado de Derecho— seremos capaces de derrotar a la amenaza terrorista, sin olvidar nunca el permanente recuerdo a las víctimas».

«Nuestro país tiene la convicción de que sólo tendremos éxito, realmente, si conseguimos asociar de manera efectiva a la OTAN y a la UE. Ambas organizaciones comparten las mismas amenazas y desafíos, por lo que, sólo trabajando juntas, reforzándose y complementándose mutuamente, se podrán crear las sinergias estratégicas necesarias para abordarlos de manera eficaz», concluyó Felipe VI.

INVITADOS

Al acto acudieron 300 invitados, entre los que destacan el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tomaron la palabra. También estuvieron los presidente del Congreso y Senado, Meritxell Batet y Ander Gil, así como el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes.

Por partedel Gobierno estuvieron la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera; los ministros de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; José Manuel Albares; de Justicia, Pilar Llop; la de Defensa, Margarita Robles; la de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero; el del Interior, Fernando Grande Marlaska; el de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas; y de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños. Sin embargo, no estuvo ningún ministro de UP.

También estaban en el patio de butacas los expresidentes del Gobierno Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Faltó Mariano Rajoy, aunque sí estuvo el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, así como el ex secretario general de la OTAN, Javier Solana,

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad