Las enfermeras denuncian que la patronal de la sanidad privada rechaza que se apruebe la Ley de Seguridad del Paciente

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

El Sindicato de Enfermería (Satse) denunció este lunes la agresividad «sin límites» de la patronal de la sanidad privada para que la Ley de Seguridad del Paciente no sea aprobada finalmente en el Congreso de los Diputados.

Según el Sindicato, a la sanidad privada «sólo le preocupa que el cumplimiento de estas ratios de pacientes por enfermera reduzca su margen de beneficio empresarial». Añadió que la patronal de la sanidad privada, «no informa públicamente de la precariedad de los salarios de sus profesionales ni de la escasa plantilla en sus hospitales, y tampoco informa de los sueldos y retribuciones globales que percibe el personal médico en sus hospitales».

Asimismo, el Sindicato criticó que «la sanidad privada no quiere proteger y garantizar la seguridad del paciente con un número máximo de pacientes atendidos por una enfermera» y lamentó que la patronal privada trabaje con KPMG «para combatir la Ley de Seguridad del Paciente» con el objetivo de que «no se publique en el BOE», tras su aprobación en el Congreso de los Diputados.

La organización sindical criticó, además, que la patronal de la sanidad privada imponga en sus hospitales un ratio de hasta 25 y 30 pacientes por enfermera, y que en sus Unidades de Cuidados Intensivos una sola profesional sea la responsable de los cuidados de hasta cuatro y cinco pacientes.

Quizás también te interese:  La Federación Española de Fibrosis Quística denuncia que un 30% de pacientes no reciben tratamiento

«Todo ello a pesar de que múltiples estudios científicos determinan un máximo de seis u ocho pacientes en hospitalización, y de dos en cuidados intensivos, afirmando que por encima de estas ratios se incrementan los reingresos, reintervenciones y también los fallecimientos», señalaron desde la organización sindical.

Por ello, Satse lamentó la «precariedad laboral y retributiva» de los trabajadores de la sanidad privada, además de la imposición de «un número inaceptable de pacientes por enfermera», haga que se «ponga en riesgo la salud y seguridad de los pacientes» y también de los profesionales de Enfermería.

Por último, la Ley de Seguridad del Paciente seguirá viva tras la finalización de la presente legislatura, al haber sido promovida a través de una iniciativa legislativa popular (ILP) respaldada por 700.000 firmas de ciudadanos y profesionales.