Los 15 reactores nucleares en Ucrania siguen funcionando con normalidad a pesar de la invasión rusa

-EL 50% de la electricidad del país proviene de esta fuente de energía-La Sociedad Nuclear Española pide reconsiderar el plan de cierre de las centrales nucleares en España

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

Los 15 reactores nucleares ucranianos siguen funcionando de la manera habitual con la excepción de dos, que se encuentran en su fase normal de recarga, pues los soldados rusos todavía no han atacado ninguno, según la directora general de la World Nuclear Association (WNA), Sama Bilbao y León.

Así lo indicó la experta este jueves en el encuentro ‘Resultados operativos de las centrales nucleares españolas y sus profesionales’ en la que expuso la situación de la energía nuclear en Europa y en el mundo.

Bilbao y León señaló que el director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica ha estado en contacto con Rusia para que mantengan «una zona de distancia con las centrales nucleares para minimizar cualquier tipo de evento que pudiese dañar la infraestructura».

La directora general de la WNA subrayó que las centrales nucleares ucranianas son tan seguras como las del resto de Europa, por lo que su mayor preocupación es, en este momento la «salud mental» de los trabajadores de las centrales. «Os podéis imaginar como personas humanas tener que trabajar en una central nuclear, hidroeléctrica o en una empresa de petroquímica con las fuerzas armadas a la vuelta de la esquina», señaló.

Quizás también te interese:  Desarticulada una organización criminal que pretendía introducir cocaína en España

La experta quiso reconocer la «labor enorme» de los trabajadores de la industria nuclear ucraniana y recordó que el país «depende» de la energía nuclear, pues el 50% de su electricidad proviene de este tipo de energía.

ESPAÑA

En cuanto a la situación española, el presidente de la Sociedad Nuclear Española (SNE), Héctor Dominguis, pidió al Gobierno reconsiderar el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que prevé el cierre de las centrales nucleares en España entre 2027 y 2035, aunque no demandan un período de alargue «específico». Según sus datos, en 2021, las centrales nucleares produjeron con el 6% de la potencia instalada el 21% de la energía consumida por hogares, empresas e industrias.

Además, la industria nuclear española ha operado más de un 87% de las horas del año y ha generado 54.000 gigavatios de energía neta, lo que supone un 30% de la energía «libre de emisiones» en España. «Con estos datos es imprescindible que se considere la energía nuclear dentro del mix energético en una economía libre de dióxido de carbono».

Para Dominguis, si un sistema eléctrico quiere ser «competitivo» debe cumplir con la garantía de suministro, con la sostenibilidad medioambiental y con la independencia energética. «España no puede permitirse el lujo de prescindir de una energía que es baja en carbono, estable y poco dependiente de factores externos», señaló.

Quizás también te interese:  La junta de CaixaBank aprueba un dividendo de 23,06 céntimos de euro por acción, un 58% más que el año anterior

La petición de la SNE también incluye la fijación de «marco fiscal, jurídico y económico adecuado» para que el parque nuclear pueda continuar operando «como un recurso necesario para la transición energética».

Asimismo, Dominguis subrayó los 20.000 empleos directos e indirectos que genera la industria, mientras Bilbao y León enfatizó que los profesionales españoles son reconocidos en todo el mundo. «Quisiera reconocer la importancia económica y a nivel liderazgo mundial de la industria nuclear española», señaló.

INVERSIÓN

Los expertos quisieron defender, además, a la industria nuclear de las críticas sobre la falta de inversión y de seguridad. Dominguis señaló que se invierten 30 millones de euros por reactor de manera anual. Bilbao y León subrayó, por su parte, que el 80% de los componentes que existen en las centrales nucleares se han renovado desde su construcción.

Asimismo, el presidente de la SNE denunció la «tremenda» presión fiscal a la que está sometida la industria nuclear indicando que se llegan a pagar entre el 50% y el 60% de impuestos sobre ventas y que tan solo el 30% de los costes de la industria son de operación. «El resto son tasas y política energética», señaló.