Los nidos de aves europeas actúan como reservorio para una bacteria ‘centinela’ del cambio climático

MADRID, 04 (SERVIMEDIA)

La bacteria ‘Arsenophonus nasoniae’, considerada una ‘centinela’ para el cambio climático, está ampliamente distribuida en Europa (desde Portugal hasta Finlandia, pasando por Reino Unido, Alemania o Suiza) y los nidos de las aves actúan como reservorio a través de su hospedador natural: la avispilla ‘Nasonia vitripennis’.

Así se explica en un estudio internacional liderado por la Universidad de Liverpool (Reino Unido) y en el que ha colaborado la Universidad de Granada. La bacteria ‘A. nasoniae’, que elimina el 90% de la progenie masculina de su hospedador, puede usarse para entender las relaciones entre las bacterias endosimbiontes -asociación en la cual un organismo habita en el interior de otro organismo- y sus hospedadores insectos, además de ser usadas como centinelas de los efectos del cambio climático en insectos.

Los microbios que se comportan como parásitos reproductivos y que se heredan de madres a hijas son bastante comunes en los insectos. Dentro de la gran variedad de estos microbios se encuentra ‘A. nasoniae’, una bacteria capaz de matar a la descendencia masculina de su hospedador natural, la avispilla ‘N. vitripennis’. La presencia de esta bacteria en las hembras hace que los embriones de los futuros machos sean inviables, lo que provoca que prácticamente toda la descendencia sean hembras.

Quizás también te interese:  Desafíos de la igualdad de género: ¿Cómo impacta en la representación política?

Este truco favorece la transmisión de esta bacteria, ya que eliminando a los embriones macho aumenta los recursos para los embriones hembra, que son las únicas capaces de transmitir la bacteria a la siguiente generación. La avispilla ‘N. vitripennis’ es un insecto muy común en los nidos de las aves, que parasita, a su vez, a las pupas de mosca que se encuentran en dichos nidos.

Los investigadores recolectaron ejemplares vivos de la avispilla ‘N. vitripennis’ procedentes de nidos de varias aves europeas y examinaron la presencia de ‘A. nasoniae’ mediante la técnica de la PCR. Aunque el porcentaje de parasitación varió entre localidades, la bacteria fue encontrada en prácticamente todos los países europeos examinados.

«Hemos encontrado que ‘A. nasoniae’ es un parásito común asociado a ‘N. vitripennis’, una avispilla diminuta que parasita a su vez a las moscas que se alimentan de la sangre de los pollos de las aves. Esta avispilla llegó a Europa hace varios siglos desde Norteamérica a través del tráfico marítimo. Ahora sabemos que algunos de los individuos que llegaron a Europa tuvieron que estar infectados por Arsenophonus, la cual acabó expandiéndose por todo el continente transmitiéndose de madre a hijas», señala Jorge Garrido, investigador del departamento de Zoología de la Universidad de Granada.

CONTROL DE INSECTOS

Quizás también te interese:  La lluvia mojará gran parte de España varios días desde mañana

En la actualidad, las bacterias endosimbióticas están siendo muy estudiadas para su potencial uso como herramientas de control de insectos (que a su vez transmiten enfermedades como el dengue, la malaria o la fiebre occidental del Nilo).

A pesar del éxito obtenido por la más famosa de estas bacterias (‘Wolbachia’) en el control del dengue, poco se sabe de los mecanismos genéticos responsables de las interacciones entre endosimbiontes e insectos, de cómo evaden al sistema inmune del hospedador o de cómo consiguen afectar a la reproducción de sus hospedadores. ‘A. nasoniae’ es una de las pocas bacterias endosimbiontes que puede ser cultivada en el laboratorio y en la que se pueden usar herramientas genéticas para analizar el rol de cada gen en estas simbiosis.

Además, los endosimbiontes de insectos pueden ser usados para estudiar los efectos del cambio climático, ya que muchas de estas bacterias son sensibles a la temperatura. «En el caso de ‘A. nasoniae’, su límite de temperatura se encuentra en los 32-33ºC. Es decir, temperaturas mayores que estas pueden detener su crecimiento o incluso eliminar a la propia bacteria dentro de su hospedador», indica Pol Nadal, autor principal del estudio e investigador en la Universidad de Liverpool.

Las bacterias endosimbiontes como ‘A. nasoniae’ contribuyen positivamente a los insectos aportando moléculas esenciales para su crecimiento y supervivencia, lo que podría ser clave para determinar el límite geográfico del hospedador.

Quizás también te interese:  Garzón defiende la relación entre seguridad alimentaria y cambio climático porque "salud solo hay una"