Consumo abre expediente sancionador a varias aerolíneas por carecer de teléfonos de contacto gratuitos

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El Ministerio de Consumo anunció este martes la incoación de expedientes sancionadores a varias aerolíneas (sin especificar cuáles) por no disponer de un teléfono de atención gratuita o por, en caso de tenerlo, obstaculizar el acceso de los usuarios al mismo, lo que «supone un incumplimiento de las obligaciones legales en materia de servicios de atención al cliente».

Lo hizo a través de un comunicado en el que explicó que la normativa en vigor establece que dicho teléfono «tiene que ser accesible a todos los consumidores» y que han de ser gratuitos (los números geográficos o de tarificación especial no son válidos, recordó el departamento dirigido por Alberto Garzón). Cabe recordar que las líneas gratuitas son aquellas que comienzan por los prefijos 800 o 900, denominados «servicios de cobro revertido automáticos».

Consumo indicó que el transporte aéreo, al ser considerado un servicio básico de interés general, «obliga a que las empresas prestadoras tengan que disponer de un teléfono de atención al consumidor gratuito».

Las sanciones previstas para este tipo de infracciones pueden alcanzar la consideración de leves o graves, y sancionarse con multas que oscilan entre 150 y 10.000 euros, en el caso de las leves, y entre 10.001 y 100.000 euros, en lo referido a las graves.

En el caso de que el «beneficio ilícito» obtenido a través de las prácticas denunciadas superara dichas cantidades, Consumo detalló que las sanciones podrían alcanzar entre dos y cuatro veces el importe del «beneficio ilícito», para las infracciones leves, y entre cuatro y seis veces del mismo, para las graves.

Quizás también te interese:  Bolaños destaca que se va a saldar una deuda con millones de españoles

La incoación de estos expedientes sancionadores por parte de Consumo se suma a los que abrió la semana pasada a varias aerolíneas de bajo coste por cobrar por el equipaje de mano transportado en cabina y a la apertura de otro a un festival de música por prohibir el acceso con comida y bebida de forma arbitraria.