España amplía su brecha con los países europeos líderes en electromovilidad, según Anfac

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

España continúa alejándose de los países europeos líderes en despliegue de electromovilidad, tanto en penetración de vehículo electrificado como de despliegue de infraestructura de recarga, según el último barómetro de Anfac.

El indicador global de electromovilidad de la patronal de fabricantes, que valora esos dos aspectos, refleja un crecimiento en el primer trimestre de este año de 1,4 puntos respecto al periodo anterior, alcanzando un total de 13,3 puntos sobre 100 en el barómetro.

A pesar de este aumento, la posición nacional se aleja de los países líderes en electromovilidad y se amplía la brecha respecto a la media europea en cerca de 15 puntos, la cual se sitúa en 28,1 puntos.

En la elaboración del barómetro del primer trimestre de 2022, Anfac ha actualizado los objetivos que permiten obtener los indicadores que miden en qué punto se encuentra la electromovilidad en España.

Para ello, ha tenido en cuenta el hito marcado por la Comisión Europea de reducir en 37,5 % las emisiones de CO2 de los turismos en 2030 respecto a 2021. Estos objetivos son los que se han trasladado a nivel nacional al Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (Pniec), que implica la consecución de un parque de 3 millones de turismos electrificados en 2030.

«El barómetro de Anfac refleja el lento progreso de España en el ritmo de desarrollo de la electromovilidad, tanto en materia de penetración del vehículo electrificado como de despliegue de infraestructura de recarga. En este sentido, se muestra un lento avance que dificulta que se alcancen los hitos intermedios que permitan cumplir con los objetivos marcados. Para 2022 sería necesario triplicar la presencia de infraestructura de recarga respecto al año anterior hasta alcanzar al menos 45.000 puntos de recarga públicos. Por la parte del mercado, el objetivo para este año se sitúa en 120.000 matriculaciones de turismos electrificados, el doble de lo alcanzado en 2021, habiéndose acumulado hasta marzo de este año tan solo 17.704 ventas de este tipo», señala la patronal en un comunicado.

En el ámbito europeo, aunque el ranking global mantiene sus posiciones, destaca la mejora de cerca de 3 puntos tanto de Francia como Reino Unido. En el caso de España, todavía se mantiene en las últimas posiciones, superando únicamente a Hungría y a República Checa.

A nivel regional, algunas comunidades obtienen mejoras significativas, y sobresale la evolución de Cataluña, Madrid, y Navarra, que mejoran en 2,5, 1,7 y 1,6 puntos, respectivamente. Junto a Baleares y Canarias, son las únicas regiones que se sitúan por encima de la media nacional, debido al fuerte impulso de su mercado electrificado en el primer trimestre.

PUNTOS DE RECARGA

En lo que se refiere a penetración de vehículo electrificado, España alcanza en el primer trimestre una valoración de 21,7 puntos sobre 100, lo que representa un crecimiento de 2 puntos respecto al periodo anterior.

«El lento avance del mercado electrificado español se refleja en la distancia del indicador a la media europea de 24,6 puntos, que tiene una valoración total de 46,3 puntos. España se sitúa en el grupo de países que menos crece de media (+2 puntos) junto a otros como Italia (+0.8 puntos), Hungría (+1,9 puntos) o República Checa (+0,5 puntos)», apunta el informe.

En el primer trimestre, con un total de 17.704 turismos electrificados matriculados, solo se ha logrado alcanzar el 14,8 % del hito estimado por Anfac de 120.000 unidades en 2022, que permitiría lograr los objetivos reflejados en el Pniec para 2030. Para alcanzar este objetivo este año, en el primer trimestre se tendrían que haber vendido cerca de 30.000 unidades.

Por su parte, en el contexto nacional, Madrid encabeza el ranking con una valoración de 36,4 puntos, con una mejora de 2,9 puntos respecto al trimestre anterior. De igual manera, la mejora de las ventas de electrificados ha repercutido directamente en la valoración para Navarra, Islas Canarias y Cataluña, que obtienen crecimientos por encima de los 2 puntos.

El lento desarrollo de infraestructuras de recarga continúa siendo un punto débil en materia de electrificación, no solo para España, sino para la mayoría del entorno europeo. En el primer trimestre del año, España logra aumentar 7 décimas, hasta una valoración de 4,8 puntos sobre 100 en el indicador de infraestructura de recarga. Mientras, la media de la Unión Europea se sitúa en 9,8 puntos, pero con un crecimiento de solo un punto. Todo esto hace que España se mantenga en las últimas posiciones del indicador y aumente la brecha en cinco puntos respecto a la media europea.

En el ámbito nacional, destaca la evolución de Cataluña con una mejora de 2,7 puntos, vinculada principalmente al despliegue de puntos de recarga de mayor potencia en la región. Aunque de manera muy moderada, todas las regiones han crecido respecto al trimestre anterior con excepción de Murcia, Ceuta y Melilla que se mantienen con la misma valoración.

«Este barómetro vuelve a mostrar que España avanza en la buena dirección, pero con insuficiente velocidad, y que hay que acelerar, de manera urgente, el ritmo tanto en penetración de vehículo electrificado como de despliegue de puntos de recarga si se quiere alcanzar los objetivos marcados por Europa y establecidos por el Pniec que fijan para 2030 un parque de tres millones de turismos electrificados. Si queremos recuperar terreno con el resto de los países europeos y alcanzar los objetivos de reducción de emisiones hay que hacer un mayor esfuerzo para triplicar los puntos de recarga y duplicar el mercado electrificado con el que se cerró el año anterior. Esto evidencia la necesidad de establecer medidas adicionales potentes, así como crear un órgano de gobernanza que hagan que la electrificación se convierta en una prioridad para todas las instituciones de nuestro país», manifestó el director general de Anfac, José López-Tafall.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad