¿Está la sociedad dispuesta a hipotecarse en este momento?

Si hay algo que la Covid19 ha dejado claro tras meses de confinamiento ha sido la necesidad de muchos españoles de replantearse la vivienda en la que habitan.

Eso ha hecho que, tanto el mercado inmobiliario como los fondos bancarios que aún tenían a su disposición una cartera de inmuebles, hayan aprovechado el tirón para lanzarse al mercado de compra venta de forma activa para captar al comprador que, bien con hipoteca o bien con ahorros, pueda dar la entrada de una vivienda, casi siempre ahora, en el extrarradio para garantizar que, si se repitiera lo que sucedió meses anteriores, las posibilidades sean diferentes.

Tan solo, según los datos publicados por Asufin en su I Barómetro sobre hipotecas de julio de 2020, “Del total de hipotecas constituidas, las destinadas a compra de vivienda, sufrieron un severo recorte en el mes de mayo” según se puede interpretar de los últimos datos publicados por el INE.

De las conclusiones del estudio, cuyos datos han sido recogidos entre el 24 de junio y el 4 de julio de 2020 sobre 2.932 personas de toda España, algo más del 9.5% de las personas que estaban dispuestas a buscar financiación para la compra de vivienda han decidido dejar de hacerlo y no involucrarse en un crédito por la situación actual.

Es la incertidumbre económica la que motiva este descenso donde la segunda residencia es la que más afectada se está viendo pese a las ofertas que las distintas carteras bancarias han lanzado desde principios de verano.

En este sentido, esta oportunidad en precios es lo que ha motivado, por el contrario, al 43% de los compradores a invertir en este tipo de inmuebles aprovechando la bajada y también motivados por la incertidumbre económica y algunas informaciones que se fueron aportando en relación a la seguridad de los ahorros y los impuestos que podrían ponerse en marcha para según qué productos financieros.

Del estudio de Asufin puede también extraerse que hay más de un 30% de la población que se ha planteado cambiar de vivienda habitual con el consiguiente proceso de venta y compra de vivienda.

El entorno de tipos cero y la fuerte competencia existente entre bancos han motivado unos tipos fijos a precios muy reducidos. Los tipos fijos, además resultan más rentables para las entidades, aumentando así la competencia en este segmento. Con todo y eso, el Euribor en entornos negativos como el actual (-0,3%) lleva a que los tipos variables sigan siendo la opción más barata para el consumidor” se lee en las conclusiones.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies