Felipe VI abre la Conferencia de Presidentes centrada en el reparto de fondos de la UE

 

La mayoría de líderes regionales pedirán tener más control sobre los rebrotes en una intensa conferencia de siete horas

El rey Felipe VI ha llegado este viernes a San Millán de la Cogolla para abrir la XXI Conferencia de Presidentes Autonómicos que se celebra en el Monasterio de Yuso de esta localidad riojana. Una Conferencia en la que contra todo pronóstico está el lehendakari, Íñigo Urkullu.

El Gobierno ha planificado una Conferencia de Presidentes en con una duración prevista de siete horas para abordar con los dirigentes autonómicos la situación y las perspectivas ante la pandemia del COVID-19 y la valoración de los fondos europeos.

Desde Moncloa, han previsto una conferencia que ha arrancado a las 10.00 horas y finalizará sobre las 17.00 horas, con un descanso de media hora para un almuerzo ligero sobre las 13.30 horas, y con comparecencias finales de todos los presidentes para cerrar la jornada sobre las siete de la tarde.

Con la única ausencia de Torra, el resto de líderes regionales que acuden presencialmente a la cita presionarán al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para un mayor control de los rebrotes de coronavirus en sus territorios y el reparto “justo” de los fondos europeos.

El rey ha sido el último en llegar al patio del monasterio, en el que le esperaban todos los dirigentes autonómicos que asisten a esta Conferencia, excepto el presidente de la Generalitat de Cataluña, que ha justificado su ausencia por la situación de la pandemia en Cataluña y por la presencia del monarca.

Los dirigentes autonómicos han llegado de uno en uno al patio principal del cenobio, en donde han sido recibidos por la presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, y la presidenta de Política Territorial, Carolina Darias.

Poco a poco han recorrido el camino que separa el pueblo de San Millán de la Cogolla del monasterio, precedidos por Alberto Núñez Feijóo.

Tras él, prácticamente de uno en uno, han bajado todos, algunos con sus asistentes, otros solos, como Urkullu -que ha decidido acudir a última hora tras un acuerdo de última hora con el Gobierno sobre el déficit y la deuda vaca-, y poco a poco han formado pequeños “corrillos” entre ellos, con la participación en algunos del prior del monasterio, Pedro Merino, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

También se han reunido, en otro rincón de la entrada, los vicepresidentes del Gobierno, junto a otros ministros.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha sido la última en llegar, poco después de los dirigentes de Asturias y Cantabria, Adrián Barbón y Miguel Ángel Revilla, respectivamente.

Varios de los presidentes han realizado unas breves declaraciones antes de descender al patio, como el cántabro, que ha lamentado el que solo dispongan de cinco minutos para realizar sus demandas y que el orden del día no explicite demasiado los temas a tratar.

Esperamos que se puedan concretar lo antes posible un instrumento jurídico para que las comunidades tengamos capacidad de atender de forma ágil el confinamiento personas o de zonas geográficas”, ha demandado el presidente de Castilla León, Fernando Mañueco.

El valenciano Ximo Puig, por su parte, ha incidido en que llega a esta reunión “esperanzado” por el Plan de Reactivación aprobado por la UE “que es la mejor noticia para un tiempo tan difícil” y ha pedido “corresponsabilidad de todos para luchar contra los brotes”.

Enlace Original

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies