Hallan la evidencia más antigua de canibalismo entre parientes humanos hace 1,45 millones de años

MADRID, 26 (SERVIMEDIA)

Un equipo de científicos ha identificado la evidencia decisiva más antigua de parientes evolutivos cercanos de seres humanos que se mataban y probablemente se comían unos a otros, en lo que es prueba de canibalismo conocida.

El estudio fue dirigido por la paleoantropóloga Briana Pobiner, del Museo Nacional de Historia Natural de Estados Unidos- administrado por el Instituto Smithsoniano-, y publicado este lunes en la revista ‘Scientific Reports’.

Los autores describen nueve marcas de corte en una tibia izquierda de un pariente de Homo sapiens encontrado en el norte de Kenia y fechada hace 1,45 millones de años.

El análisis de los modelos 3D de la superficie del fósil reveló que las marcas de corte eran la viva imagen del daño infligido por herramientas de piedra. Este es el caso más antiguo de este comportamiento conocido con un alto grado de confianza y especificidad.

«La información que tenemos nos dice que los homínidos probablemente se estaban comiendo a otros homínidos hace al menos 1,45 millones de años», indica Pobiner, quien añade: «Hay muchos otros ejemplos de especies del árbol evolutivo humano que se comen entre sí para nutrirse, pero este fósil sugiere que los parientes de nuestra especie se comían entre sí para sobrevivir antes de lo que pensábamos».

Quizás también te interese:  Los farmacéuticos lanzan una acción para mejorar la adherencia a tratamientos de la hipertensión o diabetes

Pobiner encontró la tibia fosilizada en las colecciones de los Museos Nacionales del Museo Nacional de Nairobi, en Kenia, mientras buscaba pistas sobre qué depredadores prehistóricos podrían haber estado cazando y comiendo a los parientes antiguos de los humanos.

Con una lupa de mano, examinó detenidamente la tibia en busca de marcas de mordeduras de bestias extintas cuando, en cambio, notó lo que inmediatamente le pareció evidencia de una matanza.

ONCE MARCAS

Para averiguar si lo que estaba viendo en la superficie de este fósil eran realmente marcas de corte, Pobiner envió moldes de los cortes, hechos con el mismo material que usan los dentistas para crear impresiones de dientes, a Michael Pante, de la Universidad Estatal de Colorado (Estados Unidos).

No le dio detalles sobre lo que le enviaban, simplemente le pidió que analizara las marcas en los moldes y le dijera qué los hizo. Este investigador escaneó los moldes en 3D y comparó la forma de las marcas con una base de datos de 898 muescas individuales de dientes, descarnamientos y aplastamientos creados a través de experimentos controlados.

El análisis identificó positivamente 9 de las 11 marcas como coincidencias claras con el tipo de daño infligido por herramientas de piedra. Las otras dos probablemente eran marcas de mordeduras de un gran felino, probablemente un león. Según Pobiner, las marcas de mordeduras podrían provenir de uno de los tres tipos diferentes de gatos con dientes de sable que merodeaban por el paisaje en el momento en que vivía el dueño de la tibia analizada.

Quizás también te interese:  Garzón defiende la relación entre seguridad alimentaria y cambio climático porque "salud solo hay una"

Por sí mismas, las marcas de corte no prueban que el pariente humano que las infligió también haya comido la pierna, pero Pobiner indica que este parece ser el escenario más probable. Explica que las marcas de corte están ubicadas donde un músculo de la pantorrilla se habría adherido al hueso, un buen lugar para cortar si el objetivo es quitar un trozo de carne.

Las marcas de corte también están orientadas de la misma manera, de modo que una mano empuñando una herramienta de piedra podría haberlas hecho todas en sucesión sin cambiar el agarre o ajustar el ángulo de ataque.

«Estas marcas de corte se parecen mucho a lo que he visto en fósiles de animales que estaban siendo procesados para el consumo», recalca Pobiner, que agrega: «Parece más probable que la carne de esta pierna se comiera y que se comiera como nutrición en lugar de un ritual».

INCÓGNITAS

Si bien este caso puede parecer canibalismo para un observador casual, Pobiner apunta que no hay suficiente evidencia para hacer esa determinación porque el canibalismo requiere que el comedor y el comido provengan de la misma especie.

El hueso de la tibia fósil se identificó inicialmente como ‘Australopithecus boisei’ y luego en 1990 como ‘Homo erectus’, pero hoy en día los expertos coinciden en que no hay suficiente información para asignar el espécimen a una especie particular de homínido. El uso de herramientas de piedra tampoco limita qué especies podrían haber estado cortando.

Quizás también te interese:  Prime Video mantiene el liderazgo entre las plataformas de 'streaming' en España

Entonces, este fósil podría ser un rastro de canibalismo prehistórico, pero también es posible que se tratara de un caso de una especie devorando a su primo evolutivo.

Ninguna de las marcas de corte de herramientas de piedra se superpone con las dos marcas de mordeduras, lo que dificulta inferir algo sobre el orden de los acontecimientos. Por ejemplo, un gran felino pudo haber hurgado en los restos después de que los homínidos quitaran la mayor parte de la carne del hueso de la pierna. Es igualmente posible que un gran felino matara a un homínido y luego huyera antes de que otros homínidos oportunistas se hicieran cargo de la matanza.