Las personas sordas alzan las manos para revindicar la lengua de signos en su Día Nacional

– En el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas – Piden que se aplique la normativa para que las personas sordas accedan a servicios de forma igualitaria y tener una vida plena

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

Centenares de personas sordas se congregaron este miércoles en la céntrica plaza de Callao en Madrid para revindicar que las Lenguas de Signos Españolas sean una realidad en las normativas autonómicas. El desarrollo de reglamentos y su aplicación es clave para que las personas con discapacidad auditiva tengan «una vida plena».

Así lo recoge el lema del Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas, que se conmemora este 14 de junio, para lo que se han organizado actos en todo el país. En Madrid, la Federación de Personas Sordas de Comunidad de Madrid (FeSorCam) ha impulsado varias actividades para interactuar con la ciudadanía y enseñar a signar. A ellas se han sumado entidades como Samur- Protección Civil y Centro Joven Madrid Salud, que trabajan en hacer más accesible su labor al colectivo de personas sordas.

La secretaria general y responsable del Departamento de Empleo De FeSerCam, Lola Soroa, exigió una educación y sanidad «mucho más accesible». «Por eso volvemos a reivindicar que la lengua de signos nos da una vida plena», declaró en una entrevista a Servimedia a través de una intérprete.

Quizás también te interese:  España registra el cuarto marzo con menos muertos en carretera desde 1960

«No solamente el hecho de que necesitemos intérpretes presentes en los servicios, sino que también incluso desde la propia Administración o de allá donde vamos que la gente sepa lengua de signos, aunque sea de manera muy básica», remarcó. Con ello, ir a una tienda, a un restaurante o hacer un trámite administrativo sería más accesible a las personas sordas.

UNA EMERGENCIA

«Imagínate que surge una emergencia. Entonces, ¿qué pasa con la persona sorda? ¿Cómo se puede resolver esa situación?», planteó Soroa.

Esteban Herrera es voluntario de Protección Civil-Samur y acudió junto a varios compañeros a la plaza madrileña para enseñar a las personas sordas ejercicios de reanimación cardiovascular y a usar un desfibrilador. Cuando los voluntarios de Samur instruyen a ciudadanos les recuerdan canciones famosas que les ayuden a seguir el ritmo para presionar el pecho de la persona herida, siempre dentro del ‘código PAS’ (proteger, alertar al 112 y socorrer).

Sin embargo, para las personas con una discapacidad auditiva no se puede emplear ese truco memotécnico. Los técnicos de Samur afirmaron que, llegado el momento de socorrer, es cuando hay que ver «qué se puede hacer durante esos minutos en los que las asistencias tardan en llegar y se pueden evitar daños neurológicos».

Para ello, varios voluntarios y funcionarios de Protección Civil-Samur se están formando para manejarse con la comunidad sorda y para que las personas con esta discapacidad puedan acceder a la formación «en condiciones de igualdad».

Quizás también te interese:  Madrid crea un nuevo servicio para las familias de los mayores que están en residencias

En este punto, Herrera recordó a Servimedia, que la app ‘My112’ permite a las personas sordas comunicarse vía mensajes de texto con la central de emergencias. «Pero requiere un registro previo», remarcó a Servimedia este voluntario, que recomienda a todas las personas que se inscriban, pues además permite la geolocalización.

Samur también está trabajando en que los desfibriladores puedan usarse «mediante unos códigos que no son verbales, sino que son visuales, con los que las personas sordas puedan seguir totalmente los pasos como lo haría cualquier otra persona sin discapacidad». «Las personas sordas se guían muchas veces con la vibración y de forma táctil, además de la forma visual. Entonces, hay que ver un poco cómo modificamos o cómo adaptamos nuestras formaciones y el funcionamiento de los equipos para que ellas puedan manejarlos de forma segura», expuso.

MÁS RECURSOS

Isabel y Raquel también trabajan en hacer la vida más accesible a las personas sordas. Son profesoras del Colegio Público Juan Ramón Jiménez de Becerril de la Sierra (Madrid) y llegaron a Callao junto a una quincena de alumnos sordos, que estudian en este centro de educación ordinaria, pues es un colegio preferente de alumnado con discapacidad auditiva. Su labor como cotutoras consiste en «hacer un apoyo curricular en todas las áreas, coordinar a los a los profesores de las asignaturas y orientar a las familias».

Quizás también te interese:  Villacís pide no "juzgar" la gestación subrogada por "un caso mediático"

«Estamos sólo nosotras dos, necesitaríamos más personas, porque muchas veces los alumnos no están cubiertos con intérprete en todas las asignaturas», indicaron a Servimedia. Las profesoras revindicaron además una asignatura optativa de Lengua de Signos Española, para que todos los niños puedan comunicarse.

«Lo ideal que existiera ese bilingüismo entre lengua oral y Lengua de Signos que actualmente no existe, por falta de recursos», lamentaron mientras alzaban las manos junto a las decenas de personas que participaban en las actividades reivindicativas de FeSorCam en Madrid.