Los apicultores se manifestarán este jueves en Madrid contra la falta de ayudas frente a las importaciones chinas

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

Las principales organizaciones del campo han convocado una concentración para el próximo jueves ante la sede del Ministerio de Agricultura, para protestar por la «dramática situación» que considera que atraviesa la producción de miel en España, sobre todo a causa de las importaciones extranjeras, especialmente de China.

Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agro-Alimentarias han decidido con esta protesta llevar al centro de la capital las protestas que vienen organizando en los últimos meses en varias comunidades para reclamar a las Administraciones que «se involucren en mayor medida en frenar los ataques y en reducir las amenazas que atenazan a la apicultura».

En un comunicado conjunto, estas asociaciones califican de «absolutamente irresponsable» el comportamiento de los envasadores y la distribución española, que «discriminan la miel española y la sustituyen por mieles importadas a precios muy por debajo de los costes de producción en nuestro país».

Se quejan de que en la mayoría de los lineales de la gran distribución «se encuentran mayoritariamente mieles mezcladas donde el porcentaje de miel española es absolutamente testimonial, y la miel española tiene escasa o nula presencia». Ante esta situación, «el ministerio debe actuar y defender a nuestras apicultoras y apicultores», reclaman.

Los apicultores achacan parte de la responsabilidad de esta situación a la norma de etiquetado, que piden que se cambie para que el consumidor conozca con exactitud el origen de la miel. «La presidencia europea es una oportunidad que nuestro ministerio no debe dejar pasar, para promover este cambio», señalan en el comunicado.

Quizás también te interese:  Naturgy lanza una batería virtual para reducir el coste de las facturas a sus clientes

A la competencia extranjera, el sector añade el problema de una reducción esta campaña de aproximadamente el 50% de la cosecha debido a la falta de lluvias y el calor extremo del verano, a la muerte de hasta un tercio de las colmenas en algunas zonas como consecuencia de los problemas sanitarios, especialmente por la Varroa, o de los ataques de depredadores como los abejarucos o las avispas, así como del fuerte encarecimiento de los costes de producción, por ejemplo, de los suplementos de alimentación o combustibles para la trashumancia.

Las organizaciones agrarias denuncian que los apicultores no han sido beneficiarios de las ayudas extraordinarias habilitadas en el contexto de la invasión de Ucrania, que se han articulado en agricultura y ganadería.

El sector considera una discriminación haber sido excluidos de la devolución de los 20 céntimos de descuento para los combustibles que, sin embargo, sí reciben el resto de los productores.