Los arrecifes de coral tienen más plásticos en las profundidades y procedentes de la pesca

– Según el mayor estudio realizado sobre contaminación plástica en esas zonas

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

La contaminación plástica en los arrecifes de coral aumenta con la profundidad y en gran parte procede de actividades pesqueras llevadas acabo por la proximidad a áreas marinas protegidas.

Esa es la conclusión principal de un estudio realizado por investigadores de la Academia de Ciencias de California (Estados Unidos), la Universidad de Sao Paulo (Brasil) y las universidades de Oxford y de Exeter (Reino Unido), y publicado este miércoles en la revista ‘Nature’.

Se trata del trabajo más completo realizado hasta la fecha sobre la contaminación por plástico en arrecifes de coral y se basa en más de 1.200 estudios visuales llevados a cabo en 84 ecosistemas de arrecifes mesofóticos (es decir, de 30 a 150 metros de profundidad) y poco profundos ubicados en 14 países cuyas aguas bañan los océanos Índico, Pacífico o Atlántico.

«La contaminación plástica es uno de los problemas más apremiantes que afectan a los ecosistemas oceánicos, y los arrecifes de coral no son una excepción», apunta Hudson Pinheiro, autor principal del estudio y biólogo del Centro de Biología Marina de la Universidad de Sao Paulo.

Pinheiro apunta que «desde macroplásticos que propagan enfermedades de los corales hasta líneas de pesca que enredan y dañan la complejidad estructural del arrecife, disminuyendo tanto la abundancia como la diversidad de peces, la contaminación impacta negativamente en todo el ecosistema del arrecife de coral».

Quizás también te interese:  Más de 300 expertos se reúnen en Pamplona para poner en valor la importancia del sueño para la salud

Para estudiar arrecifes de coral mesofóticos (o ‘zona crepuscular’ porque allí no penetra la luz) difíciles de alcanzar que están a entre 30 y 150 metros de profundidad, los investigadores confiaron en equipos de buceo especializados.

Del total de residuos, el 88% eran macroplásticos de más de cinco centímetros. Según el estudio, los arrecifes de coral parecen estar más contaminados por plásticos y otros residuos humanos que otros ecosistemas marinos que se han evaluado, pero menos que ecosistemas costeros como playas y humedales.

Contrariamente a los estudios de entornos cercanos a la costa, los investigadores encontraron que la cantidad de plástico aumentaba con la profundidad, lo que alcanza su punto máximo en la zona mesofótica y se derivaba principalmente de las actividades pesqueras.

«Fue sorprendente encontrar que los residuos aumentaron con la profundidad, ya que los arrecifes más profundos en general están más lejos de las fuentes de contaminación plástica», recalca Luiz Rocha, de la Academia de Ciencias de California, quien agrega: «Casi siempre somos los primeros humanos en ver estos arrecifes más profundos y, sin embargo, vemos basura producida por humanos en cada inmersión. Realmente pone en perspectiva el efecto que hemos tenido en el planeta».

DENSIDADES

Los investigadores encontraron residuos humanos en casi todos los lugares, incluidos algunos de los arrecifes de coral más remotos y vírgenes del planeta, como los adyacentes a islas deshabitadas en el Pacífico central.

Quizás también te interese:  La Fundación Aequitas renueva su imagen con motivo de su 25 aniversario

Las densidades más bajas de contaminación (alrededor de 580 elementos por kilómetro cuadrado) se observaron en lugares como las Islas Marshall. Comoras, una cadena de islas frente a la costa sureste de África, tenía la mayor densidad de contaminación con casi 84.500 elementos por kilómetro cuadrado, el equivalente a alrededor de 520 piezas de escombros en un campo de fútbol.

De manera preocupante, los investigadores señalan que, debido a que estos arrecifes más profundos cargados de plástico son más difíciles de estudiar, rara vez se incluyen en los esfuerzos de conservación, los objetivos de gestión y las discusiones, a pesar de albergar una biodiversidad única que a menudo no se encuentra en los arrecifes poco profundos.

«Nuestros hallazgos brindan más evidencia de que el mesofótico no es un refugio para las especies de arrecifes poco profundos en un clima cambiante, como alguna vez pensamos», codirector de Hope for Reefs, quien recalca: «Estos arrecifes enfrentan muchas de las mismas presiones de la sociedad humana que los arrecifes poco profundos y tienen una fauna única y poco estudiada. Necesitamos proteger los arrecifes más profundos y asegurarnos de que estén incluidos en la conversación sobre conservación».

ARTES DE PESCA

Aunque los investigadores hallaron muchos residuos de consumo, como botellas de agua y envoltorios de alimentos, que suelen ser la principal fuente de contaminación plástica en otros ecosistemas, casi las tres cuartas partes de todos los artículos de plástico documentados en los arrecifes estudiados estaban relacionados a la pesca como cuerdas, redes y sedales.

Quizás también te interese:  España rechaza la propuesta de Bruselas de reducir un 15% su consumo de gas

«Los aparejos de pesca, incluso cuando los residuos continúan atrapando vida marina a través de lo que llamamos pesca fantasma, parecen contribuir con una gran proporción del plástico que se ve en los arrecifes mesofóticos», indica Lucy Woodall, de la Universidad de Exeter.

Para reducir la contaminación plástica en arrecifes de coral, los investigadores proponen expandir la profundidad de las áreas marinas protegidas para incluir arrecifes mesofóticos, actualizar los acuerdos internacionales para combatir la contaminación plástica en su origen y desarrollar alternativas biodegradables de bajo coste para artes de pesca que no afecten negativamente al bienestar de las comunidades costeras que dependen de la pesca sostenible.