¿Tienen valor las monedas del abuelo?

A lo largo de la historia de las civilizaciones, hay dos puntos que han marcado el gran desarrollo de su sociedad: la escritura y  la moneda.

Las monedas, a lo largo del tiempo, ha sido el testigo de grandes avances en el mundo del comercio.

Desde que los griegos pusieran en marcha la primera moneda en Turquía hasta las que circulan hoy en día ha habido toda una revolución en materiales, valores y usos.

Para los coleccionistas, además, algunas monedas son verdaderos tesoros. Las piezas, de gran valor, tienen una reputación en el mercado que pueden incluso llegar a servir, nunca mejor dicho, de moneda de cambio en algunas transacciones de gran relevancia.

Buen ejemplo para ilustrar esto es el caso del Double Edge, una pieza de 1933 considerada por muchos como el equivalente a la Mona Lisa en el mercado pictórico y que se vendió en Sotherby por 15 millones y medio de dólares. En realidad, su valor nominal no llega a los 17 euros. Pero sirve para poner en contexto la importancia de ciertas monedas en el mercado internacional.

Pero, ¿cómo saber si las monedas del cajón del abuelo valen?

Básicamente, lo primero que hay que hacer es hacer una pequeña investigación y acudir a especialistas numismáticos que conozcan el sector como para poder definir el precio de monedas antiguas españolas como lo son en monedasysellos.es

Gracias a su trayectoria, la tasación que pueden hacer de las unidades que se les lleven o consulten será, sin duda, ajustada a la realidad del mercado.

Para ir abriendo boca, solo decir que hay una serie de monedas antiguas que tienen un interesante valor entre los coleccionistas. Una peseta de 1987, con inscripción E-87, puede llegar a valer hoy 20 euros, una revalorización nada desdeñable. Algo semejante ocurre con las 100 pesetas de 1983, que hoy se puede llegar a vender por unos 55 euros o aquellas que se hicieron como moneda de 25 pesetas, agujero central mediante, que estuvieron diseñadas en una colección que cubría las Comunidades Autónomas…en este caso, si se conserva una en buen estado, algunos coleccionistas podrían interesarse en pagar cerca de los 100 euros.

Todo un mundo en el que poder arañar algunos euros tan solo abriendo el cajón de la casa familiar…o toda una excusa para comenzar una colección que, según cuentan, da muchas satisfacciones.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad