La única doctora que ejerce en traumatología de Galicia reclama ayudas a la investigación

Ana Belén Fernández Cortiñas es la primera traumatóloga en Galicia que ostenta el título de Doctora Cum Laude por la Universidad Complutense de Madrid.

Aunque, para llegar hasta ahí, ha necesitado renunciar a su carrera en la sanidad pública y ha tenido que costearse todo su trabajo de investigación, incluidas las traducciones para las publicaciones en revistas científicas y el estudio metodológico realizado por matemáticos y viajes semanales a Madrid durante cuatro años. 

“La falta de inversión en investigación en nuestro país y, más en concreto, en Galicia, hace que se convierta en algo anecdótico en pequeñas ciudades. Un adecuado apoyo a la investigación médica debería de proporcionar asesoramiento legal, metodológico y asistencial al facultativo. No se trata únicamente de fondos económicos. Es muy importante motivar a las generaciones más jóvenes y hacerles ver que la única manera de evolucionar en medicina es empezar por la medición de nuestros resultados desde un punto de vista  objetivo. Es así como se ha permitido alargar y mejorar la calidad de vida del ser humano” explica.

La doctora Fernández Cortiñas estudió su licenciatura en Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela, finalizando su especialización en 2012 en el Complexo Hospitalario de Ourense en Cirugía Ortopédica y traumatología vía MIR.

En 2015 se mudó a Boston (USA) para realizar una subespecialización en cirugía de hombro y traumatología deportiva, en el Massachusetts General Hospital y Harvard University.  De vuelta en España, se presentó como aspirante a las plazas de investigadores doctorandos de la Universidad Complutense para desarrollar su tesis doctoral a partir de 2016.

Quizás también te interese:  Los pacientes de alzhéimer reclaman más investigación "para actuar de manera concreta y específica" a lo largo de la enfermedad

“En Estados Unidos se despertó mi inquietud investigadora, por lo que me presenté a las plazas de investigación de la Complutense, donde fui aceptada. Fue entonces cuando planteé la posibilidad de compaginar mi labor asistencial en Hospital público con mis desplazamientos, una vez por semana, a Madrid, pero esta vía no fue posible. En ese momento decidí abandonar mi actividad en el Hospital público en el que me había formado como residente y trabajar en exclusividad en la medicina privada, debido a la flexibilidad horaria” explica.

Finalmente, después de 5 años, defendió su tesis en julio de 2022 y en 2023 ha sido investida doctora por la Universidad Complutense. Su estudio sobre la comorbilidad en fracturas de húmero proximal fue calificado como Cum Laude y convirtió a la doctora, en enero de 2023, en la única mujer en Galicia que ostenta esta titulación en traumatología.

Entre las conclusiones de su tesis, llamó la atención el hecho de que plantea que pacientes con índice elevado de comorbilidad no se benefician de la cirugía en fracturas que afectan al hombro, frente a otro tipo de fracturas de gente más mayor como las de cadera donde, la no operación, empobrecería el pronóstico. 

Además de éste, la doctora tiene otros 2 estudios abiertos sobre la evolución de la reparación de los tendones del hombro y sobre los factores para desarrollar una rigidez articular.

Quizás también te interese:  Consumo alerta de la presencia de salmonela en huevo entero líquido pasteurizado

Su reivindicación es clara: es necesario que Sanidad invierta en investigación. “El trabajo de un médico en nuestra era debería de tener dos vertientes. La primera, la asistencial, es decir, tratar a pacientes y la segunda, pero no menos importante, la de investigación. No es factible que para desarrollar este último punto tengamos que pagar nosotros los gastos de los estudios y tener que dedicar nuestro tiempo libre a esta faceta de nuestro trabajo. La administración debería de dar un mayor apoyo a nuestro colectivo con el objetivo de mejorar cada día y para ello la investigación es un pilar fundamental”. 

Después de haber estudiado 6 años de medicina, uno de preparación del examen MIR y posteriormente 5 años de especialidad (12 años en total), el sistema sanitario prima el número de pacientes que se ven en una consulta más que la calidad asistencial, lo cual acaba convirtiendo el trabajo en uno frustrante para los médicos. Además, para tener plaza en propiedad en la sanidad pública no se cuenta apenas la investigación. Esta es una de las razones que hace que los facultativos no estén motivados en este campo. En otros países como Estados Unidos se fomenta mucho, son promovidos y tienen mayor probabilidad de ascender profesional y económicamente. Independientemente de esto, lo importante en realidad es invertir en investigación. Para avanzar en la ciencia de la medicina la investigación es fundamental” concluye.

Quizás también te interese:  Los contagios de covid-19 en mayores de 60 años escalan a 676 casos por cada 100.000 habitantes